UN ENFOQUE NÓRDICO PARA TOKYO

La mezcla de los estilos nórdico y japonés en una mesa, hace que se genere una simbiosis de líneas depuradas y detalles exquisitos.

Se entrelazan aquí lo funcional con lo simbólico y ancestral, donde los elementos de la naturaleza, el espacio poco recargado y la luminosidad confluyen creando un conjunto acogedor y apetecible.

Tokyo es una ciudad donde lo contemporáneo convive con una cultura milenaria. Este concepto lo podemos trasladar a la decoración, dando un enfoque nórdico a los detalles orientales que componen la mesa.

Una mesa occidental de estilo nórdico, sencilla, limpia y luminosa, puede adquirir un toque de sofisticación si incluimos en ella elementos como platos, cuencos o tazas de estilo oriental. La gastronomía mediterránea en concreto, y la europea en general, pueden presentarse con sumo gusto en delicadas piezas de porcelana, únicas y exclusivas. Diferentes culturas convivirán en una mesa donde los comensales sólo podrán admirar la originalidad en tu gusto.

Los colores claros del estilo nórdico buscan dar luminosidad a cualquier ambiente. Esto también se puede lograr en una mesa. Mantelería y servilletas de tonos blancos, beige o grisáceos, dan la facilidad de romper la armonía con pequeños detalles y filigranas propias de los dibujos decorativos orientales. Así, nuestra mesa se presenta como un gran lienzo en blanco en el que podemos incluir con cuidado y acierto pequeños toques de color, detalles sutiles presentes en una vajilla que colocaremos con estudiada disposición.

Bol de arroz Star Wave rojo/azul

Bol de arroz Star Wave rojo/azul – 7,90€

Otro de los elementos comunes entre el estilo nórdico y el oriental, es, tal y como mencionábamos al principio, incluir la Naturaleza en sus diseños. Así, los muebles y objetos de madera propios de estilos rústicos, mediterráneos o del norte de Europa, son perfectos para ser acompañados de detalles como delicadas flores, olas y nubes de líneas nihilistas, aves, etc. muy presentes en platos orientales, tazas de té japonesas o cuencos.

El orden racional y meditado de los rituales propios de Japón, se materializa encima de una mesa donde las líneas rectas y las curvas conforman un mosaico suave, espacioso y depurado.

Dar ese enfoque nórdico y occidental en una mesa donde el detalle oriental está presente, logrará un espacio innovador que resultará encantador y cautivador. Lo sutil, lo exótico y lo funcional se pueden fusionar en la mesa para degustar desde platos muy elaborados hasta sencillas ofrendas gastronómicas para picar.

Prueba a ofrecer unas sencillas y deliciosas aceitunas en un cuenco oriental, o unos mejillones en un precioso plato rectangular con motivos orientales que simulan el mar.

Te sorprenderá el resultado de la presentación de estos manjares en tu mesa.

Trackbacks and pingbacks

No trackback or pingback available for this article.

Leave a reply

14 − cuatro =

*